El dolor de cabeza de la Coordinación

Junio 29, 2018



Si para usted frases como: "tuvimos que demoler el muro porque la estructura no estaba acorde a la arquitectura"; "el tubo quedó atravesando una viga"; "las redes se cruzaban entre ellas, entonces las cambiamos"; "las columnas no están aplomadas con los muros y debemos pañetar"; etc., etc., entonces es usted un afectado por la falta de coordinación de diseños, siendo este uno de los problemas más comunes en la ejecución de Proyectos de construcción.





Dentro del marco de la Leyes 400 de 1997 y 1796 de 2016, encontramos la definición de lo roles de los actores en un proyecto:
- Diseñador (Diseña)
- Constructor (Construye lo diseñado)
- Interventor (Asegura que la construcción este según lo diseñado)
- Supervisor (revisa los diseños).



Establece igualmente que las construcciones superiores a 2000 mts deben tener supervisores de tipo estructural y en áreas menores la revisión es responsabilidad del constructor. La Ley se concentra sobre el Diseño Estructural debido a su vital importancia sobre la seguridad de las viviendas, sin embargo, no establece roles sobre la responsabilidad de la coordinación entre los diseños.

El Decreto 2090 de 1989 hace un valioso aporte al detallar los alcances de los trabajos de arquitectura y específicamente en el articulo 1.1.3. e) Proyecto Arquitectónico, determinando que en las funciones del arquitecto diseñador, este deberá realizar: "Coordinación de planos técnicos entre si, y de estos con los arquitectónicos, para lograr una total correspondencia de todos los estudios. La labor del arquitecto en este campo es solamente coordinación"



Muchas veces el arquitecto diseñador no realiza esta actividad o la ejecuta parcial o superficialmente, entre otras cosas, porque los planos de los diseños técnicos generalmente son esquemáticos, haciendo que los dibujos de los elementos no representan la realidad en cuanto a su dimensión, ubicación, recorridos y/o los accesorios que los componen. Así mismo, si los planos arquitectónicos están coordinados, no está definido quien debe realizar los "planos de taller" (Según el 2090: Se entiende por planos de taller aquellos que elabora el fabricante para la manufactura del objeto de su contrato). En este caso es un documento guía integrador que contengan la información superpuesta de todos los diseños, con dimensiones reales y la ubicación precisa de todas las redes y sus accesorios. Al no contar con esta documentación, el constructor interpreta como puede la información de cada diseño realizando enormes RFI, RFC y RFE (request for information, for clarification, for expansion) generando un alto riesgo para el proyecto, así como reprocesos.



Si bien no es claro quien es el responsable de elaborar esta información, es indiscutible que las buenas practicas de los proyectos de construcción así lo requieren y necesitan. En la actualidad, la coordinación e integración de la información de todos los diseños se pueden realizar bajo metodologías de trabajo BIM, lo que permitirá tener un único modelo integrador que cuenta con toda la información, logrando proyectos mas predecibles, claros y rentables, reduciendo considerablemente los riesgos generados por ausencia de información, interpretación y errores, evitando sobretiempos y sobrecostos en la construcción de los proyectos.