PROYECTOS DE DISEÑO INMOBILIARIO: CUANDO EL INGENIO Y EL ARTE SE DAN LA MANO

Mayo 11, 2016

Cuando se trata de llevar a cabo la ejecución de un proyecto inmobiliario, lo mejor es acudir a los profesionales con más experiencia y conocimiento en esta área. Un proyecto inmobiliario debe contemplar todos los aspectos técnicos, estéticos, logísticos y presupuestarios para que el trabajo sea ejecutado en el tiempo previsto, cumpliendo a cabalidad con los objetivos planteados. Se trata de un trabajo minucioso y progresivo, en el que participan varios profesionales y obreros especializados en dar forma a los espacios que servirán de recinto y soporte físico a sus ocupantes para el desarrollo de diversidad de actividades. Dichas actividades determinarán a su vez una amplia gama de pormenores, conceptos y detalles que serán los que definirán el estilo y la funcionalidad del lugar que se desee adecuar para su uso.

Las divisiones a realizar, los materiales a emplear, el tamaño, cantidad y disposición de los muebles que se vayan a integrar, e incluso los colores con los que se realice el decorado de los interiores, entre otros aspectos semejantes, estarán dados por el tipo de actividades para las cuales un espacio sea destinado, ya sea residencial o comercial. Es por todo lo anterior que, al momento de seleccionar el equipo de profesionales en manos de los cuales estará la cuidadosa tarea de dar forma y utilidad al lugar que será su hogar o sitio de trabajo, es preciso contar con la mayor garantía y seguridad posible de que se está escogiendo acertadamente.

Una de las maneras más fiables e inteligentes de asegurarse de que se ha contratado a las personas indicadas es verificando la existencia de la certificación PMP® (Project Management Professional) en el perfil profesional del gerente del proyecto. Esta certificación es emitida por el PMI® (Project Management Institute), una organización sin fines de lucro dedicada a desarrollar la disciplina de administración de proyectos y dirección de proyectos (Project Management) en todo el mundo, con sede principal en Pensilvania – Estados Unidos. Con cientos de miles de asociados por todo el globo, conforma un aval de reconocimiento internacional que permite identificar un estándar de calidad del personal que lo posee, tanto en la eficacia como en la eficiencia de la ejecución de su trabajo.

El PMP® es una certificación que se otorga únicamente a los profesionales que cumplan una serie de normas o requisitos mínimos para poder optar a ello. Por ejemplo, un arquitecto certificado PMP® debe poseer título de 4 años de estudio universitario o su equivalente a nivel mundial, y por lo menos tres años de experiencia en dirección de proyectos, con 4.500 horas liderando y dirigiendo proyectos, así como 35 horas de educación en dirección de proyectos. Solo algunas instituciones autorizadas muy selectas ofrecen preparación y entrenamiento específicos para optar por este aval.

Así, un arquitecto con certificación PMP® debería ser capaz de gestionar todas las variables que forman parte de un proyecto de arquitectura de gran escala, sobrellevando su gestión y dirección de una manera más eficiente y productiva, y siendo capaz de resolver problemas y contratiempos con mayor facilidad. Las empresas que se encargan de diseñar y ejecutar proyectos inmobiliarios suelen tener una marcada preferencia por contratar este tipo de personal, al cual suelen ofrecer hasta el 16% más del salario ofrecido a los arquitectos comunes.

Es por estas razones que se recomienda siempre elegir preferiblemente a los profesionales que cumplan con este perfil, a fin de asegurar no solo un trabajo de calidad, sino también que vaya acorde a las expectativas y la visión que el cliente tenga de lo que quiere realizar con su espacio, teniendo siempre en cuenta que no se trata tan solo de asuntos técnicos, sino también artísticos, en los que cada aspecto de la labor obedece a un estilo, una forma y un diseño; conllevando a un trabajo que por su coste de inversión a largo plazo y las implicaciones de transformar de fondo un espacio físico, debe apuntar idealmente a los más óptimos resultados.